02052013

Una subasta a la medida

¡Te invitamos a compartir este artículo!

    Los operadores fueron los grandes beneficiados de este cambio de última hora. El 9 de mayo se conocerá el nombre de las firmas que participarán en la puja.

    Al final del día, tanto los operadores instalados en el mercado colombiano como las empresas que buscan hacerse a un espacio para competir en él, respiraron con tranquilidad. Porque el último cambio que el Gobierno, a través del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), le hizo a la subasta 4G trajo consigo nuevas razones para embarcarse en una aventura que supone inversiones mínimas de US$100 millones.

    Esa tranquilidad vino en la forma de la resolución 987 de 2013, con la cual se modificaron algunas de las exigencias que rigen el proceso. Entre ellas sobresale el cambio en las obligaciones de cobertura del territorio nacional, según las cuales, en un principio, obligaba a los ganadores a garantizar que el 50% de los municipios del país tendría acceso a la tecnología LTE (también conocida como 4G, que permite mayor velocidad de navegación por internet y menor tiempo de descarga de contenidos) en el primer año de operación, y el restante 50% en un plazo de cinco años.

    Con la modificación, los operadores tendrán que cumplir una meta anual de cubrimiento de 20% de los municipios en los siguientes cinco años. Esta simple decisión favorecerá a empresas como Directv, Avantel o Azteca Telecomunicaciones, las señaladas como seguras participantes, con un nuevo modelo de negocio.

    “Es un requerimiento estándar para una cobertura de 100% de una nueva tecnología como LTE, y fuerza a los operadores entrantes a priorizar municipios para el despliegue, llevándolos a desarrollar un modelo de demanda por región o municipios”, comenta Estefanía Montagut, analista de la firma Rawlings Consultants.

    Otro punto que trajo tranquilidad a los balances financieros fue la modificación de las garantías bancarias que los adquirientes de alguno de los siete bloques de espectro subastados debían presentar. En lugar de los US$70 millones originales, la nueva disposición establece que el ganador debe conformarla por el valor propuesto en la subasta más $28.222 millones para los bloques reservados para entrantes, o $109.787 millones en los abiertos.

    En los meses previos, esos valores fueron uno de los principales dolores de cabeza de las empresas que manifestaron su interés de participar en el proceso. “La garantía se aterrizó a una cifra muy razonable, que se ajusta según se cumplan las condiciones del permiso”, explica Jorge Palacio, presidente de Avantel.

    Pero los operadores instalados (Claro, Movistar y Tigo) también tienen razones para celebrar, pues el Gobierno redujo de un millón a 500.000 el número de tabletas obligatorias con conexión que deben entregar a los estudiantes de escuelas públicas. “Dispositivos como Samsung o Apple resultan muy caros, con un valor no inferior a US$700. Ahora, los operadores tienen más tiempo para adquirir dispositivos de bajo costo de la India y China entre otros. Para ofrecer tabletas a las masas, el precio de adquisición tiene que bajar a US$150 sin subsidios”, asegura Montagut.

     

    Fuente: El Espectador

    Foto: MinTic

    ¡Te invitamos a compartir este artículo!

      Dejar un comentario


      *

      Newsletter Powered By : XYZScripts.com