Más objeciones a subasta de 4G

¡Te invitamos a compartir este artículo!

    La adjudicación de más espectro para operar la banda ancha móvil es clave para acelerar internet de alta velocidad a mejores tarifas y más cobertura.

    Por NATALIA ESTEFANÍA BOTERO | Publicado el 25 de julio de 2012 en El Colombiano

    Este año el Gobierno prevé realizar una de las adjudicaciones más ambiciosas en la historia del país para ampliar los servicios móviles, que permitirá la consolidación de la tecnología 4G en Colombia.

    De lo que se trata es de permitir que más operadores, entre nuevos o establecidos, puedan hacer uso del espectro, un recurso limitado y escaso, para hacer realidad internet de alta velocidad, conocida como banda ancha móvil.

    Antes de conocerse los términos finales y el calendario de subasta de 225 Megahertz (Mhz) de espectro, la asignación se ha convertido en un tema de controversia.

    Los senadores Jorge Enrique Robledo Juan Mario Laserna le enviaron una carta al Ministro TIC en la que presentan sus objeciones frente a la histórica adjudicación. En ella piden que se postergue la licitación porque podría beneficiar a los operadores dominantes.

    Hasta ahora lo que se conoce es un proyecto de resolución que realizó el Ministerio TIC en el que se reserva una porción de espectro radioeléctrico en las bandas AWS (1.700 a 2.100 Mhz), consideradas como bajas y en los 2.500 Mhz o altas.

    Tanto detalle importa porque dependiendo de la banda y porción será el modelo de negocio actual y futuro de los operadores.

    La infraestructura instalada en bandas AWS o bajas, por ejemplo, permite cubrir el doble de área que con la que se provee en bandas altas (2.5 Mhz), lo cual garantiza la expansión en áreas rurales o de poca densidad de población.

    Entre los que quieren hacer parte del proceso de subasta están empresas que ya tienen operación en el país , así como nuevas como Avantel, Directv e internacionales como Nextel y TV Azteca, que expresaron su interés por entrar en la puja.

    Pero aún sin contar con operadores ya definidos, es crucial que el espectro esté libre. Oscar León Suárez, director de la Agencia Nacional del Espectro, dice que en la actualidad hay un 85 por ciento en óptimas condiciones. El resto, ocupado por fuerzas militares, hay que limpiarlo con lo que el gobierno llama como “mecanismos innovadores”, entre los que está la actual subasta.

    Están frenados 
    Pero el tiempo corre para los operadores. Une EPM es la única empresa que ha accedido a una porción (50 Mhz) en 2.5 Mhz, para desplegar una red comercial en 4G LTE, que puso en operación a mediados de junio.

    Para efectos de continuar con su plan de expansión necesitan de más espectro en bandas bajas.

    Lo que está en juego no es despreciable. Para llevar la banda ancha móvil a tabletas y smartphones, es preciso hacer compras de los dispositivos con antelación.

    En este sentido, en AWS es donde hay mayor cantidad de desarrollos, por el número de usuarios ya existentes, lo que redundaría en menores precio y mejores planes.

    Para Marc Eichmann, presidente de Une EPM, no se concibe una subasta “sin haber hecho estudios previos de cómo golpea a la competencia y a las empresas y además, como ahora está planteada, perpetuando la posición de operador dominante de Claro”.

    La preocupación está en que al dar un giro los términos, tal como temen los senadores Robledo y Laserna, los operadores establecidos como Movistar, Claro y Tigo se queden con 90 Mhz (en virtud de una subasta abierta) con lo cual se harían a las frecuencias más valiosas, las bajas.

    Como ya tienen redes instaladas en la cobertura nacional, de tener más espectro, tendrían una ventaja adicional para crecer con mayor ritmo que otros.

    Así lo analiza Jorge Palacio, presidente de Avantel, quien hace énfasis en que no solo se trata de que los operadores concentren más espectro, sino de que inviertan en sus redes, lo que harían presionados por un nuevo competidor. Agrega que en otros países se ha demostrado que la entrada de otro operador, aunque sea pequeño, dinamiza el mercado.

    Indica que con la entrada de Tigo (para esa época, OLA y luego Colombia Móvil), en tres años meses se pasó de 6 millones a 22 millones de usuarios de telefonía móvil. En 2003 la tarifa era de 32 mil pesos y bajó a 21 mil pesos.

    Mejores tarifas y más cobertura, lo que al final importa para lograr que se acorte el rezago. Lo que es vital, además, para abastecer la creciente demanda de tecnología por cuenta de más usuarios conectados y más dispositivos.

    Según Erasmo Rojas, presidente de 4G Américas, la penetración de la banda ancha móvil en la región aumentó del 8 al 15 por ciento en 2011 y se estima que la de los datos móviles alcanzará el 30 por ciento para finales de 2013. Una razón más para acertar en el proceso de subasta.

    ¡Te invitamos a compartir este artículo!

      Dejar un comentario


      *

      Newsletter Powered By : XYZScripts.com