Los robots, a la conquista del mundo

¡Te invitamos a compartir este artículo!

    Los mercados de Japón y Corea del Sur dominan del sector de la robótica.

    Los robots han protagonizado las utopías (mundos idealizados) y distopías (mundos apocalípticos) de los hombres. Para Hannah-Barbera, son humanoides que nos libran de las labores más incomodas de la cotidianidad: preparan la comida de los Supersónicos, limpian los rincones sucios de los apartamentos y hasta le lavan los dientes a sus dueños. Son serviles creaciones dispuestas para mejorar nuestra calidad de vida. Para Matt Groening, en Futurama, los robots forman parte de la sociedad y se relacionan con las otras especies en perfecta armonía, como si fuesen una clase social más. La visión de Stanley Kubrick en 2001: Una odisea en el espacio, es menos halagadora: H.A.L 9000, una forma de inteligencia artificial se sume en una salvaje e inmisericorde competencia por la supervivencia, ofreciendo una fehaciente evidencia de la carencia de sentimientos de estas entidades, faceta aún más explícita en filmes posapocalípticos como Terminator o Matrix.

    La fascinación de la sociedad con los robots se plasmó primero en productos culturales, en su mayoría enmarcados en el género de la ciencia ficción. Los avances científicos nos han permitido materializar aquello que otrora fuese ficción. Desde 1961, cuando se produjo el Unimate, una gran caja computarizada con un brazo mecánico cuyo fin fue transportar las piezas fundidas en molde hasta una cadena de montaje de automóviles, la ciencia no ha cejado en su empeño por construir humanoides cada vez más sofisticados.

    En los últimos años, hemos presenciado una explosión de interés en la creación de robots. Varias ferias de robótica en el mundo han auspiciado e impulsado el crecimiento de las empresas e individuos involucrados en el desarrollo de dispositivos mecatrónicos. Encontramos ferias como la Innoboro, un evento organizado en Lyon, Francia, durante el primer tercio de cada año; la iRex International Robot Exhibition de Tokio, llevada a cabo en noviembre; la CeBIT, organizada en marzo en Alemania, y la RoboFest, una de las mayores ferias robóticas de Europa, orquestada en Rusia a comienzos de año.

    En el ámbito colombiano, son varias las instituciones educativas que han organizado ferias de robótica para incentivar la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías. Cabe destacar el Encuentro Nacional de Robótica Educativa Ambiental, auspiciado por el Ministerio de las Telecomunicaciones, que convoca a 400 docentes, y el Desafío Ecotech, organizado por el MIT Enterprise Forum Colombia, cuyo objetivo es superar una serie de desafíos e innovar en favor del medioambiente. Se trata de robots enfocados en el reciclaje y limpieza de agentes contaminantes, entre otros aspectos de carácter ecológico.

    En ese mismo sentido, la Pontificia Universidad Bolivariana ya va en la decimoquinta versión de sus olimpiadas de robótica del 30 al 5 de octubre. La Universitaria de Investigación y Desarrollo (UDI) llevará a cabo la cuarta versión de su Encuentro Nacional de Robótica el 25 y 26 septiembre y, un mes después, Pygmalion y Biblioteca EPM organizarán la Semana Nacional de la Robótica. A estos eventos se suman la feria de Robótica Móvil de la Universidad Nacional de Bogotá (del 4 al 8 de noviembre) y el Robotic People Fest en Corferias (del 14 al 17 de noviembre).

    Robots en cifras

    Según el estudio World Robotics, realizado por el IFR Statistical Department, se estima que de 2012 a 2015 se venderán 93.800 robots de servicio para uso profesional, por un valor de 16.3 billones de dólares. De esa cifra, la tercera parte corresponderá a robots de defensa (de uso militar, sobre todo), seguido por los robots empleados por el sector de la agricultura. En 2012 se vendió un estimado de 2.5 millones de unidades de robots de uso personal y doméstico (en esta categoría entran limpiadores de piso, podadoras automáticas y robots de juguete).

    Robert Little, presidente de ATI Industrial Automation, estima que la industria de la robótica crecerá 15 por ciento en 2013, impulsada en gran medida por la revitalización del sector automotriz, que aglomera el 65 por ciento del mercado de robots.

    El auge ha sido tal que 2011 fue el mejor año de los robots industriales (aquí se incluyen robots empleados en plantas de producción de diversos sectores, entre estos el automotriz y el de piezas electrónicas) desde 1961. Desde entonces, cuando se vendieron 166.000 unidades para un incremento del 38 por ciento, el segmento no ha parado de crecer. Los mercados con mayor número de robots son Japón y Corea del Sur. El mercado chino, el alemán y el estadounidense les siguen de cerca.

    Curiosidades robóticas

    Aunque se han presentado numerosos prototipos de robots en la multiplicidad de ferias organizadas con tal fin, rescatamos aquí algunos de los últimos desarrollos, bien sea por su novedad o por lo curiosos que resultan.

    Empiezo la lista de curiosidades por Kirobo, un pequeño humanoide enviado por la agencia espacial japonesa (Jaxa) que acompañará al astronauta Koichi Wakata en la Estación Espacial Internacional.

    ¡Hola a todo el mundo en la Tierra! Soy Kirobo. Soy el primer robot astronauta del mundo que habla. Mucho gusto”, fueron las primeras palabras del robot astronauta que es capaz de hablar con naturalidad, caminar, reconocer caras y registrar imágenes. Llegó ala  Estación Espacial el pasado 5 de septiembre.

    Kirobo transmitirá mensajes y mejorará la comunicación entre los astronautas y las torres de control en la Tierra. Incorpora una cámara de reconocimiento facial y otro dispositivo semejante para la grabación de imágenes.

    La afición por los robots ha llegado a tal punto que el inventor autodidacta Tao Xiangli fabricó su propio robot humanoide. Lo bautizó El rey de la innovación. El coloso fue construido con chatarra y cables electrónicos que Tao adquirió en un mercado de productos de segunda mano. La invención se finiquitó en un año y supuso una inversión de cerca de 50 mil dólares. Mide 2.1 metros de alto y pesa 480 kg.

    En Alemania, por otro lado, se inventaron a ‘Carl’, un robot ‘bartender’ capaz de preparar y servir cócteles. Opera en la ciudad teutona de Ilmenau. Fue desarrollado por el ingeniero mecatrónico Ben Schaefer y puede, incluso, entablar pequeñas conversaciones con los clientes.

    Una de las últimas noticias es que Volkswagen creó el primer robot que colabora de forma directa con los trabajadores El robot liviano UR5 se encuentra instalado en la sección de montaje de las cabezas de los cilindros, donde se encarga de manipular delicados componentes de la línea de ensamblaje. El brazo robótico de seis ejes trabaja directamente junto a las personas sin necesidad de barreras de protección. Contribuye así de forma significativa a optimizar procesos de trabajo.

    Para cerrar, no podemos dejar por fuera a Roxxy, un humanoide sexual que nos ofrece compañía por alrededor de 9.000 dólares o Robbl, un androide concebido para recibir a los pasajeros recién llegados al aeropuerto de Ginebra y guiarlos en la terminal de transporte.

    Fuente: El Tiempo 

    ¡Te invitamos a compartir este artículo!

      Dejar un comentario


      *

      Newsletter Powered By : XYZScripts.com