Telefonía Móvil: después de la Portabilidad Numérica

¡Te invitamos a compartir este artículo!

    La portabilidad numérica constituye un hito para el sector de las telecomunicaciones.

    Sin embargo, el Gobierno Nacional se encuentra en mora de regular que la facturación de la telefonía se realice con base en el consumo real, y en consecuencia, prohibir el ‘redondeo’ que hacen los operadores al minuto más cercano.

    El país ha ingresado al grupo de aproximadamente 60 naciones que ya han adoptado la portabilidad numérica como mecanismo para que los usuarios, tanto en pre como en pospago, sean dueños de su número de móvil, con lo cual podrán cambiar de operador y recibir mejores ofertas de tarifas y servicios.

    La iniciativa empezó a gestarse hace más de ocho años y el mes pasado se hizo realidad.

    El régimen de protección de los derechos de los suscriptores y los usuarios de los servicios de telecomunicaciones consagra que estos tienen derecho a conservar el número telefónico que les haya sido asignado por el operador con el que contrataron el servicio y activarlo posteriormente en la red de la compañía de su preferencia, conservando el número de 10 dígitos, incluyendo el prefijo.

    La portabilidad numérica representa un reto importante para las empresas de telefonía móvil, ya que, anteriormente, los usuarios de este servicio permanecían ‘amarrados’ a un operador, a pesar del mal servicio que pudieran estar recibiendo.

    Además, el cambio a otra empresa les implicaba perder el número y el contacto con sus clientes, familiares y amigos.

    Ahora los usuarios tienen la libertad de elegir la compañía que les preste el mejor servicio y las mejores tarifas.

    Las llamadas caídas en mitad de la conversación, los precios exorbitantes y demás abusos serán historia.

    Debido a esto, se avecina una relación más equitativa entre el operador móvil y sus usuarios.

    Llegó el momento en el que todos los operadores de telefonía móvil tienen que competir por sus suscriptores con base en un mejor servicio, en tarifas competitivas y en la disponibilidad de red sin caídas y sin llamadas interrumpidas.

    No obstante, para que se efectúe la portación del número, el usuario debe solicitarla al operador de telefonía móvil al que haya decidido vincularse y será este quien informe al operador anterior tal requerimiento. La empresa que recibe al cliente deberá informarle, previo al cambio, el valor que se cobrará por concepto de gastos operativos y administrativos asociados al traslado.

    En lugar de que cada operador asigne un número de teléfono a cada usuario, cada colombiano debería tener (así como tiene una cédula de ciudadanía) una línea de teléfono móvil asignada exclusivamente a él, lo cual le permite conservarla aún cuando cambie de empresa o suspenda el servicio para reanudarlo varios años después.

    En otras palabras, el número del celular que el usuario tiene a actualmente, desde el pasado 29 de julio le pertenece hasta el día de su muerte, y probablemente por unos años después.

    De acuerdo con la Superintendencia de Industria y Comercio, en julio del 2010 Colombia contaba con más de 42 millones de usuarios activos en planes prepago y pospago.

    Tener la identificación de cada uno de estos números le va a ofrecer al Estado mayor control, sobre todo cuando una gran cantidad de los secuestros y extorsiones se hacen utilizando telefonía móvil y sistemas de prepago que permiten el anonimato total del usuario que hace la llamada.

    El sistema nacional de portabilidad numérica será de fundamental ayuda para las entidades gubernamentales, en la medida en que podrán identificar más fácilmente la proveniencia de cada llamada, lo cual hará más difícil la utilización de celulares y otros teléfonos móviles como herramientas para cometer delitos.

    En conclusión, la portabilidad numérica constituye un hito para el sector de las telecomunicaciones y el país en general.

    Sin embargo, el Gobierno Nacional se encuentra en mora de regular que la facturación de la telefonía se realice con base en el consumo real y, en consecuencia, prohibir el ‘redondeo’ que hacen los operadores al minuto más cercano.

    De acuerdo con estadísticas internacionales, dicho redondeo puede llegar hasta 35 por ciento del consumo no cursado y en consecuencia deducido de los minutos de cada plan.

    Hoy, el usuario tiene el derecho de trasladarse de un operador a otro, sin cambiar su número. Esperamos que igualmente en un futuro cercano se dé el paso adicional en la protección de los derechos de los colombianos y se reglamente el cobro exacto de los consumos.

    De hacerlo, no solamente estaría propiciando más competitividad en el sector, sino mayor bienestar para la ciudadanía, en la medida en que se generarían importantes ahorros.

    Carlos Mariño García

    Presidente de Avantel

     

     

    ¡Te invitamos a compartir este artículo!

      Dejar un comentario


      *

      Newsletter Powered By : XYZScripts.com