Foto de El Espectador

Cambios en el espectro: la asignación sufre demoras

¡Te invitamos a compartir este artículo!

    Uno de los proyectos más ambiciosos del Gobierno para el sector de las telecomunicaciones ha sufrido cambios en su cronograma. Se trata de la asignación de 225 megahertz (MHz) de espectro radioeléctrico, la licitación con la que no sólo se busca la entrada de un nuevo operador celular, sino la masificación de la tecnología LTE (conocida como cuarta generación o 4G), que permite una mayor velocidad de navegación de internet.

    Según el cronograma inicial, las compañías interesadas pujarían en una subasta (la modalidad escogida) el próximo mes de agosto, para hacerse con más espectro, con lo que la expedición de sus licencias tomaría lugar en septiembre. Sin embargo, los plazos del proceso están retrasados y es muy posible que la puja se lleve a cabo en octubre próximo.

    La razón de este desajuste obedece a la puja entre los ministerios de Defensa y de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) alrededor de las frecuencias utilizadas por las Fuerzas Militares. El origen del problema se halla en que, para asignar el nuevo espectro, hay que limpiarlo de las frecuencias que ya no se utilizan y trasladar las que sean imprescindibles a nuevos segmentos.

    En esa negociación entre ambas carteras, iniciada hace dos años, han surgido diferencias que retrasaron el cronograma, como la de la actualización de equipos tecnológicos y las garantías de seguridad en la nueva frecuencia.

    “Espero que el último borrador del pliego definitivo se publique en los próximos días. Estamos esperando la firma de un convenio con el Ministerio de Defensa, que es la base para tener las frecuencias disponibles. Sin ese documento no podemos hacer nada”, dijo Óscar León, director de la Agencia Nacional de Espectro (ANE), entidad a cargo de la asignación y que prevé invertir $6.665 millones este año en la planeación y ejecución de la licitación.

    Pero este no sería el único obstáculo, pues fuentes gubernamentales anticipan nuevos cambios en el proceso. Entre ellos sobresale la posible eliminación de porciones exclusivas para nuevos operadores, el elemento que se había convertido en una garantía para la entrada de nuevos jugadores a este negocio en el país y en uno de los caballitos de batalla de las compañías presentes en el mercado local, las cuales sostenían que esa inclusión desincentivaría el plan de inversiones del sector.

    Tomado de: El Espectador

    ¡Te invitamos a compartir este artículo!

      Dejar un comentario


      *

      Newsletter Powered By : XYZScripts.com