Así es como los ‘crackers’ se saltan las medidas que previenen el robo de celulares

¡Te invitamos a compartir este artículo!

    Artículo El País.com.co

    En Cali, un equipo de telefonía móvil se puede ‘legalizar’ si se paga entre $40.000 y $120.000. Detrás de este delito se esconden las víctimas fatales de quienes hacen cualquier cosa por robar uno de estos aparatos.

    El miércoles pasado, Linda Marcela Calpa Chica se convirtió en la primera víctima fatal del 2013 de delincuentes para los cuales la vida de una persona tiene el valor de un celular.

    La joven estudiante, de 23 años, estaba con una amiga en un bar del barrio Villa del Prado cuando un hombre le quiso quitar su teléfono. Ella se resistió y él, sin importar que por el aparato no le den más de $100.000 en el mercado negro, le disparó en la cabeza.

    Pero, ¿por qué, a pesar de medidas como el registro de cada equipo y la creación de una base de datos nacional, el robo de celulares sigue siendo lucrativo? ¿por qué aún hay gente dispuesta a matar con tal de arrebatarle un teléfono a alguien?

    Si bien muchos colombianos han registrado sus celulares en la base de datos ‘positiva’ habilitada por el Gobierno -ante la posibilidad de que queden inhabilitados o bloqueados a partir del próximo 31 de marzo-, para quienes comercializan o ‘legalizan’ los aparatos, esto no es un problema. Por ejemplo, un celular inteligente, cuyo valor en las empresas de telefonía es de aproximadamente $1 millón en prepago, es conseguido de segunda en el centro de Cali hasta por $300.000.

    Y, aunque no se tenga certeza de la procedencia del equipo, aunque el comprador no sepa si el aparato fue adquirido en el exterior, encontrado en la calle o robado, el vendedor ofrece “un año de garantía de que no le va a salir reportado en ninguna parte. O mejor dicho, le doy garantía de por vida”. -“¿Seguro no me van a poner problema para registrarlo?” – “No, ese celular queda funcionando completamente, le puede meter plan de datos y todo, queda libre para cualquier operador”.

    El ‘crackeo’ a la Ley

    Según el nuevo sistema, para que una SIM funcione en un celular éste debe tener registrado su número IMEI, que es único, en la base de datos ‘positiva’ del Gobierno. Si el aparato es reportado como robado o perdido, el IMEI pasa a una lista ‘negra’ y el equipo queda inservible.

    Sin embargo, su “inutilidad” no es absoluta. En varios locales del centro de Cali se puede conseguir desde un desbloqueo de las claves del anterior dueño, hasta un cambio de IMEI si éste ya ha sido reportado ante las autoridades. De esta forma, cualquiera puede pagar entre $40.000 y $120.000 y salir con un celular “legal”. El precio, como explica un hombre que realiza este cambio, “depende de qué tanto hay que ‘crackear’ el equipo”.

    Varios de los locales en los que desbloquean los aparatos están ubicados en el sótano de un centro comercial, a pocas cuadras de la Plaza de Caycedo. En este sitio, algunos mezclan el mantenimiento y servicio técnico con este delito, denominado “manipulación de equipos terminales móviles”. De hecho, quienes lo hacen reconocen abiertamente su ilegalidad.

    “Usted lo que necesita es un cambio de IMEI. Eso es ilegal, pero acá se lo podemos hacer. Le cuesta $60.000”, dijo una mujer encargada de uno de estos negocios y agregó que el procedimiento demora entre 30 y 45 minutos. El tiempo de espera puede extenderse hasta dos días, dependiendo del local. La sofisticación del “trabajo” también varía. Otro técnico, que trabaja en un supuesto distribuidor autorizado de un operador móvil, explicó que el cambio tenía que hacerse ese mismo día, “pues hasta hoy tengo unos cupitos en la base de datos, para dejárselo registrado y todo”.

    ¿Cómo lo hacen? ‘Crackear’ el celular y cambiarle su código único de seguridad requiere un poco de malicia informática. Aunque para algunos técnicos es un secreto que está reservado “a nosotros los magos”, tan sólo con entrar a internet se pueden encontrar tutoriales que explican cómo cambiar el IMEI.

    Sin embargo, es importante recordar que este ‘crackeo’ es un delito que da penas entre los 6 y 8 años. Además, al alterar las partes de seguridad de un equipo se está cayendo en la ruta ilegal de quienes hurtan celulares en Colombia y que, como en el caso de Linda Marcela, hasta asesinan por hacerlo.

    Qué dicen las autoridades

    El País contactó a la Asociación de la Industria Móvil de Colombia, pero un vocero explicó que actualmente no pueden pronunciarse sobre el tema. Por su parte, una fuente de la Sijín de Cali indicó que en la ciudad se realizan dos tipos de controles al comercio de celulares.

    “Desde el punto de vista de investigación criminal hacemos diligencias de allanamiento y registro en el centro y en el distrito de Aguablanca, en las que buscamos celuluares hurtados y los software con los que manipulan los sistemas de información del equipo”, afirmó la fuente. Agregó que, aunque se sabe que en el centro de Cali ofrecen la posibilidad de cambiar el IMEI, estos procedimientos se realizan en otros lugares, “que son los que estamos identificando”.

    Además, en coordinación con la Policía Fiscal y Aduanera, las autoridades realizan controles a la venta de celulares, en los que verifican la documentación del equipo.

     

     

    ¡Te invitamos a compartir este artículo!

      Dejar un comentario


      *

      Newsletter Powered By : XYZScripts.com